La verga de Maduro


Qué hubiese pasado si en lugar de Rodrigo de Triana, el que hubiese visto tierra hubiese sido Nicolás Maduro. Quizás quien lee estas lineas se preguntará como llegué a esa interrogante? Pues bien, a pesar de no haber sido un camino corto ni fácil, pues si fue casi obligado.

Cada día que pasa, en Venezuela nos vemos sometidos a declaraciones y acciones de parte de los miembros del gobierno que no hacen mas que generar inmensa impresión en mi. Primero, todo es culpa de «un imperio» (porque ya las cosas exceden la capacidad de El Imperio). Luego, todo es guerra: si falta desodorante, es guerra olfativa; si falta papel toale, es guerra escatológica; si falta tiempo, es guerra cronológica, y así para todo hecho. En fin, que aparte de lo mal que me siento pagando por leer una prensa que siempre trae las mismas (malas) noticias, las mismas absurdas declaraciones, me siento peor de ver que cada vez nos tratan como los propios estúpidos, tratando de convencernos de que ahora que somos ecosocialista, es mejor que no haya agua ni jabón ni champú ni desodorante para que protejamos a los delfines, por ejemplo. Así, he pasado horas analizando si es que el problema soy yo, pero no he encontrado nada que me indique que es ese el problema, pero ese análisis me llevó a concluir que el problema es que este gobierno llegó cientos de años tarde. Veamos el detalle…

Imagine que el socialismo es un barco, que transporta a un grupo de exploradores que buscan expandir su terreno en busca de tesoros. Ese barco, socialismo, atraviesa mares y océanos de dificultades, y cuando esta a punto de formarse un «huelemelalpargata» a bordo porque no se soportan entre los pasajeros del socialismo, quien va en la verga divisa tierra, una tierra virgen, y se enrumban a su conquista. Al llegar, los habitantes de esa tierra virgen, llena de alegría, amor, tranquilidad y muchos recursos, quedan impresionados con el socialismo, porque es la primera vez que lo ven. Sin tener mas remedio, aceptan su llegada, y sus miembros, viendo todo el oro y joyas que tienen sin saberlo, comienzan a engañarlos para hacerse de todos sus tesoros. Así, van inventando historias, para convencerlos de que es importante para ellos recibir espejitos por joyas, y en lo que los locales se dan cuenta que los socialistas los engañan, ya es tarde porque el sistema de represión del socialismo ya ha sido instaurado en esa tierra, siendo sometidos a persecución, tortura y hasta la muerte todo aquel que se opone a los socialistas. Así, pasan los años, y los socialistas van acabando con todos los locales, hasta que solo ellos quedan.

Una expresión común en Venezuela es «la verga de triana». Esta expresión, en las dos versiones que conozco, tiene como base común el concepto de «verga», que en argot marino son las encargadas de aguantar las velas de un barco, y por su función deben ser muy resistentes. Una de las versiones relata que la expresión se refiere al lugar donde Rodrigo de triana se encontraba cuando divisó al nuevo mundo, el cual era sobre la verga mas alta del barco. La otra versión relata que en España, en la época de la colonia, las mejores » vergas» se fabricaban en la región de Triana, de ahí que los marineros reconocían en sus embarcaciones una buena verga y reconocían con mucho orgullo que era una «verga de Triana».

Quizás, si en lugar de haber sido Rodrigo de Triana quien en la verga de La Pinta descubriese tierra hubiese estado Nicolas Maduro en la verga del Socialismo, se justificaría que hoy en día fuera tan común decir » la verga de Maduro»; estaríamos acostumbrados a creer que los espejos son mas valiosos que las joyas, habrían parques y plazas venerando al Socialismo, y yo no me estuviera haciendo estas preguntas que al final no me llevan a nada. Y al final, seria una expresión positiva el decir «que buena verga la de maduro!»

Magnicidio en papel


Paramilitares entrenando en Miami, luego atrapados en Venezuela. Asesinos atrapados en un hotel de plaza Venezuela. Destrozos a la propiedad privada en edificios de los ruices porque estaba un francotirador. Correos de los que se puede intuir el odio con que preparan el asesinato vil del presidente. Miles de dólares invertidos para espiar a quienes pueden tener ese interés. Kilómetros de uñas comidas en espera de unas pruebas que permitieran convencer, sin lugar a dudas, el plan del imperio para sacar del medio al neo paladín del socialismo… Y nadie vio que Giordani preparaba, desde hace 16 años, el plan magnicidia?

Mano derecha (o mejor izquierda) del galáctico. Asesor, cual goebels, de las acciones más radicales para lograr la implantación del «socialismo del siglo XXI». Quieto testigo, con su sombrero de paja sin forma, de todas esas horas de lección socialista que domingo a domingo daba su líder, y que el, cual mentor, miraba con ojos que parpadeaban muy rápido, y que ahora, más que mentor podríamos concluir que mentía. Pilar fundamental, Torre de Babel, que luego de darlo todo, fue sacado cual Mario Silva del reducto Castro-Chavista.

Ahora, quiero ver a Jorge Rodríguez con su sonrisa cínica explicándonos el ataque alemán del que fue víctima giordani: Alzheimer. Quiero ver a diosdado pidiendo a las fuerzas malignas que destruyan al atacante. Quiero saber quién le va a caer a coñazos al traidor. Si ya preparan la citación a la fiscalía para que declare como en 16 años en el poder, esperó el peor momento, o el mejor, para dar ese zarpazo mortal a la gestión del presidente. Magnicidio? Ya vemos que no sólo se logra matando físicamente, sino que con sólo una carta, un reclamo, se mata no sólo al hombre, sino a su ideal.

El miedo de maduro


La guardia en la calle, cabrones de acera
Cual aves de rapiña a los inocentes esperan
Punto de control, el palacio aislado
Creen que dejaremos a Leopoldo de lado
Aplican la justicia que ellos inventan
Constitución violada, toda ley revientan
A ver que harán cuando perdamos la paciencia
No existe verdugo que pueda implorar clemencia
Sigan haciendo lo que más les provoca
Sigan escupiendo su odio por la boca
Sigan adelante con todo este desastre
Que así nos preparamos para botarlos cual lastre
Se cierran las filas, no alcanzarán las cárceles
Tendrán que poner cerca ciclón por todas partes
Cual perros de caza olemos lo más puro
Se siente, se huele, el miedo de maduro

Y yo que pensaba usar periódico!!!


En el mundo de los animales domésticos, no hay nada más desvalido como un perro. Por ejemplo, comparado con un gato, al perro hay que enseñarle a hacer sus necesidades en un mismo sitio, mientras que a los gatos se le compra una ponchera, la tierra especial, y ya, ahi hacen de todo. A un perro hay que bañarlo regularmente, lo cual implica perseguirlo, gritarle, amenazarlo (como si entendiera lo que le estan diciendo), para finalmente terminar dándose un baño tanto el perro como quien lo baña; al menos yo jamás he visto (ni lo hice cuando tuve mis gatos cuando niño) que alguien bañe un gato. A los perros hay que sacarlos amarrados, y en los casos más avanzados, sin correa pero si mirándolos con el rabito del ojo, ya que en cualquier oportunidad se van y, o deciden no regresar, o simplemente no consiguen el camino de regreso; los gatos ni siquiera necesitan que les abran la puerta de la casa, ya que salen, se escuchan unos chillidos terriiiibles, y luego, como si nada hubiese pasado, se les encuentra nuevamente en la casa, limpiándose, como si nada hubiese pasado. Cuántas veces se sabe de alguien desesperado buscando a su perro perdido, en comparación con las veces que se ve a alguien buscando su gato perdido… En fin, que definitivamente las estadísticas generan una matríz donde los perros son unos minusválidos en comparación de los gatos.

En el proceso de educación de los perros, no hay elemento más valioso que el papel periódico. Los diarios se mantienen gracias a la adquisición de canes en los hogares. Dependiendo del tamaño de la casa, se utilizan o los diarios nacionales o los regionales. Al adquirir un hermoso cachorro, lo primero que se requiere es forrar la casa en papel periódico. Se comienza sólo con una esquinita, donde se coloca el alimento y el agua del perrito, y se pretende que allí mismo haga sus necesidades (como si a uno lo enseñaran a comer sentado en la poceta, por cierto). Al ver que el cachorro hace caso omiso de la aspiración, se comienza el proceso de ampliación del espectro del papel periódico en el hogar. Así, se amplía esa esquinita, luego se forra la cocina, luego el baño, y finalmente, como el perro ha llenado la casa de excremento y orines, se dejan papeles aleatorios por todos lados, con la esperanza de que al menos la pegue usando uno. Es típico (créanme, que bastantes perros tuve la oportunidad de criar) ver una casa donde hay un perro nuevo, que el periódico tapa un porcentaje grande (mas del 85% diría yo) de la superficie de dicho hogar, y los dueños, con actitud muy seria, dicen «es que lo estamos enseñando». Luego, no hay nada como el papel periódico para limpiar las «gracias» que hace el perrito. Así como el sucio y la uña, la espátula y el periódico se convierten en un equipo inseparable. Aquella espátula que tenía guardada con restos de pintura, regresa a la vida para ayudar a recoger cuanta gracia hace el perro, y siempre, siempre, el papel periódico acompaña ese proceso. A veces hasta se utilizan los mismos papeles regados por la casa, que estan ya sucios de tanto pisarlos sin que el bendito perro haya querido usarlos, para recoger las gracias que termina haciendose al lado de los mismos. En ese proceso, se observa como un periódico pasa de color blanco-grisáceo, a amarillo, al ser utilizado para absorber alguna meada que haya hecho el perrito. Este proceso se extiende ad infinitum hasta que el cahorrito ya corre, que es cuando viene la segunda etapa de requerimiento del periódico, que es la profundización del proceso educativo.
En esa segunda etapa, donde ya la desesperación y desesperanza de verse envuelto en heces y orines por todos lados, aparte de rodeado de papeles periódicos que jamás se utilizarán para su fin, ha desaparecido, los editoriales, las mas dignas opiniones terminan siendo apurruñadas en un bojotico, que ya involucra el uso de las revistas dominicales, las que no son tan útiles para el proceso inicial, pero si para este proceso educativo. Como comentaba, al borde de la desesperación, se toma o bien un cuerpo del periódico nacional, o todo el periódico regional, o la última revista dominical, se enrolla, y se persigue al cachorro con el pliego en una mano, de manera de que finalmente entienda, de la única manera real, que la idea no es que haga sus necesidades en los espacios entre los periódicos, sino en los mismos! Esta práctica siempre va acompañada por el muy educativo paso de agarrar al cachorro, y remojarle la nariz en sus heces u orines, y darle solo dos golpecitos para que aprenda, o deshilachar el rollito dejando salir la rabia que implica tener que agarrar, una vez más, aquella espátula en la que ya los restos de pintura blanca no se ven, tapados por una patina marrón. Este proceso se repite y se repite, hasta que el can, asustado, decide no hacerse más nunca nada en la casa, y espera a que lo saquen.

Como hemos visto, el periódico es FUNDAMENTAL en el proceso educativo de los animales en la casa. Asimismo, lo es para algunos congeneres que lo leen, aunque realmente no entiendan lo que contienen…
Hoy, amanecemos con el anuncio, ya repetido, de que en los próximos 30 días, si no sucede un milagro, no habrá papel para imprimir periódicos. Esto se viene advirtiendo, y en preparación, los periódicos han sacado sus versiones digitales, pero nada, nada es igual como agarrar un periódico y utilizarlo. La respuesta del Gobierno de turno? Muy sencilla: SACAN LA MISION NEVADO!!! Y que quiere decir esto? Sencillo: NO VA A HABER PAPEL PARA LA PRENSA!!!! Y lo que se están preparando es para la botazón de perros que va a haber, dado que no se contará con el elemento necesario para atender las necesidades más básicas de dichos animales, incluyendo su proceso educativo. Entonces, como siempre, adelantándose a dicho hecho, prepara todo lo necesario para atender a esos millones de perros que estarán en la calle por la desesperanza de sus dueños. Algunos, seguramente intentarán, por el amor a sus animales, utilizar las versiones digitales, pero honestamente, no creo que un iPad, por muy bueno que sea, sirva para recoger, cual espátula, las excretas de un perro…

Y, de paso, y en el mismo escenario pero ya en el terreno humano, tampoco se consigue papel toalé. En lo personal, por algunos hechos sucedidos en el pasado, recordaba la primera vez que ante una emergencia me vi en la necesidad de utilizar un papel periódico para atender la misma, resultando con leves pero dolorosas micro cortadas en los instersticios anales, ante lo cual, quienes habían pasado por el trauma, me indicaron, lo cual jamás se me olvidará, que el secreto es mojarlo antes de usarlo. Hoy, viendo que ya me quedan menos de 6 rollos de papel toalé en la casa, y leyendo en mi desalojo matutino la noticia de que no circulará más prensa por la falta de papel para imprimirlo, me digo, suspirando: «y yo que pensaba usar periódico!»…