Compitiendo con Uno Mismo


Me encanta leer. Desde siempre lo he hecho, quizás porque en mi casa siempre se leyó mucho y porque ya es un hábito. Disfruto leyendo, a veces con mas pasión, otras veces con dificultad, pero al final lo hago porque me gusta simplemente.

Un día descubrí una aplicación donde podía ir registrando lo que leía, lo que me pareció interesante para ir llevando el registro histórico de lo que leo. Otro día descubrí que lo que iba registrando se iba sumando y que había forma de establecer un reto de lectura, lo que también me pareció interesante, pero ahí caí en la trampa de desviación de la atención que logran las aplicaciones. Comencé a ver cuántos libros llevaba, cuántos me faltaban. Me preocupé por leer más rápido, descubrí los audiolibros, que también contaban en el registro y que tenían la ventaja de poder escucharlos a velocidades mayores (2x a 5x) con lo que podría «leer» más en menos tiempo y así aumentar mi registro. Seguí ese juego hasta que un día me sentí muy estresado porque iba detrás del objetivo de lectura del año, que en la aplicación ya me pronosticaban que lo iba a perder. Pero en ese momento pensé: Perder qué? contra quien? Qué pasa si pierdo? Realmente era un fracaso? Caí en cuenta que ya no estaba disfrutando leer porque lo estaba haciendo por el reto en el que me había metido. La necesidad de leer más y más rápido me estaba haciendo odiar leer y en ese momento tomé una decisión: eliminé la aplicación y decidí tomarme un tiempo para volver a ser quien soy.

No tengo dudas acerca del impacto que representan las redes sociales, pero como todo en nuestra vida, depende de nosotros el beneficio que nos provean porque si no somos conscientes terminan desviándonos del objetivo de estar comunicados a una competencia en la que el objetivo es tener más amigos, seguidores, «likes»… Y es que vivimos la fantasía de vivir de ellas con un esfuerzo mínimo y una ganancia infinita.

Las redes sociales pueden llegar a alimentar nuestros temores más íntimos hasta hacernos creer que no importa lo que hagamos en nuestra vida real, el trabajo perfecto lo obtendremos por lo que publiquemos en LinkedIn; que nuestras preocupaciones económicas desaparecerán al llegar a un millón de visitas en YouTube, y así respectivamente. Quizás sea posible, pero es alcanzable? Yo honestamente lo dudo a menos que lo hagamos de forma cuando menos contínua. Hay que ver en detalle por qué estamos compartiendo nuestras vidas y entender que muy seguramente estamos empeñados en una competencia inútil donde el único perdedor termina siendo uno mismo.

Mi impensable Compañera de Trabajo


Cuando era pequeño solía ir con mi papá a su trabajo. El era biólogo y en la Universidad desarrollaba trabajos de investigación de manera que era muy divertido cuando pasaba todo el día en su laboratorio donde aparte de ver lo que hacían, me enseñaban a usar los instrumentos y hasta participaba con alguna responsabilidad en las investigaciones en desarrollo. En muchas oportunidades pasaba por el sueño de ser también un investigador y trabajar con mi papá, ambos de bata blanca, y hasta recibiendo un premio juntos, un Nobel para los Castellano.

Quizás uno pasa por el pensamiento de querer que sus hijos trabajen con uno sólo para tener la oportunidad de estar con ellos más tiempo y por supuesto mantener el manto de protección, lo cual termina siendo poco probable que suceda. Pero entre las cosas que nos trajo la pandemia estuvo la oportunidad de tener a mi hija de vecina de oficina. Sólo una pared nos separaba en el horario en el que yo trabajaba y ella asistía a clases. Así como yo escuchaba mucho de lo que ella hacía con toda seguridad ella escuchaba lo que yo hablaba, y en algunas horas nos encontrábamos en medio de los descansos que ambos teníamos y conversábamos.

Lo muy poco probable se hizo realidad y por el tiempo de la pandemia estuve trabajando con mi hija. Una vez que comenzaron a normalizarse las cosas cada uno regresó a su rutina original pero en mi caso me queda ese sentimiento de agradecimiento con la vida por la oportunidad de lograr ese sueño de trabajar con ella, quien sin lugar a dudas ha sido la mejor compañera de trabajo que tendré siempre.

Las Oportunidades en el Camino


Foto de Dylan McLeod en Unsplash

Fernando J. Castellano Azócar

Un Problema es aquello que se presenta en nuestro camino y que requiere nuestra atención y acción para apartarlo y poder seguir en el mismo. Como tal, existen de distintos tipos y tamaños; unos se atienden de manera rápida y fácil, otros se toman más tiempo y esfuerzo; y otros tienen la característica de transformarse en «móviles». Son estos últimos los que voluntaria o involuntariamente cargamos en nuestra espalda y que si no decidimos atenderlos se mantendrán allí de forma indefinida.

«Los problemas no son como el vino, no mejoran con el tiempo» es una frase de Colin Powell que siempre recuerdo, mucho mas cuando me atormenta algo que debo atender. Ahora es casi una norma no hablar de «problemas» sino de «oportunidades», y luego de mucho tiempo sin estar claro de la razón para ésto entendí que es algo totalmente cierto. En mi caso siempre me había enfocado en el problema, pero una vez que entendí que el enfoque debía ser en mi se me hizo claro que esos casos eran efectivamente oportunidades para desarrollar la manera de resolverlos.Y es que al final los problemas generan la necesidad de reinventarse porque precisamente es algo que no sabemos cómo atender por lo que necesitamos buscar la solución, lo cual va a requerir que cambiemos radicalmente algún paradigma que tengamos y el miedo a ese cambio nos hace esquivar lo que al final es inevitable. Y lo complicado es que cuando finalmente llegamos a la solución nos sentimos además de renovados, arrepentidos de no haberlo hecho antes.

Obviamente nadie quiere tener problemas, pero irremediablemente se van a presentar y lo que debemos hacer es desarrollar nuestra actitud para tomarlos siempre como una oportunidad para mejorar como personas. Una frase que también me gusta mucho es la siguiente:

Liderazgo es resolver problemas. El día que los soldados ya no te lleven sus problemas es el día en que dejaste de liderarlos

Colin Powell

Si consideramos el liderazgo como una habilidad para toda actividad en nuestra vida podremos ver que el hecho de atender como oportunidades los problemas hará que nos traigan incluso los de los demás, lo cual sin lugar a dudas nos provee con más oportunidades de crecimiento y de aporte a nuestro entorno.

Rompiendo el Bloqueo


Foto de AbsolutVision en Unsplash

En distintas oportunidades lo único que me ha salido para compartir aqui en el blog son disculpas por no poder generar nada. «Bloqueo del Escritor» podría llamarlo, aunque sería hasta peligroso autodefinirme como uno. El tema es que en muchos aspectos de nuestras vidas se pasa por momentos de extrema inspiración, así como por otros menos productivos, y en días pasados tuve la oportunidad de leer un artículo de Lawrence Yeo del que tomo unos consejos que me han sido de mucha utilidad para romper esos días en los que me siento bloqueado.

Escribir algunos títulos de potenciales piezas, y ver donde nos lleva. Esto me ha sido de muchísima utilidad, ya que efectivamente cada vez que me surge una idea corro y la escribo. Por lo general en ese mismo momento no es mucho más lo que se me ocurre al respecto, aunque en algunas oportunidades aprovecho de escribir de dónde me sale esa inspiración y si puedo también cómo me imagino que debe ir el artículo. Esto permite contar con un «backlog» de opciones que reviso periódicamente, y dependiendo de como estoy en ese momento termino seleccionando lo que me inspira y escribo algo. Aunque a veces ni eso funciona, pero al menos tengo una base de dónde ir sacando opciones.

Seleccionar una frase interesante y escribir lo que se piensa al respecto. Me dedico a coleccionar frases. No necesariamente las busco sino que muchas las tomo de libros y artículos que leo. De hecho, se me ha ocurrido escribir algo que sólo sea uniendo frases… pero lo interesante es que efectivamente, si uno dedica algún tiempo a pensar en las frases termina saliendo algo muy interesante. En muchos de mis artículos incluso incluyo la frase que me inspiró, y de ahí terminan saliendo otras cosas más.

Mantener un diario. En el artículo mencionan un punto que en mi caso es totalmente cierto. Desde hace muchos años llevo un diario, y como uno sabe que eso no lo va a leer nadie más se cuenta con una libertad de sacar cosas que terminan siendo muy interesantes. Este año descubrí una aplicación que se llama «Day One» y que me ha resultado perfecta para llevar mi diario. Por una parte ofrece unas opciones de seguridad en las que confío y que de acuerdo a las mismas no hay manera de que alguien mas lea mi diario, y por otra cada día resalta lo que se tiene registrado de años anteriores, lo cual permite que uno viaje en el tiempo y lea lo que escribió antes de donde se generan temas a desarrollar.

Estas opciones son muy efectivas por experiencia propia, pero igual hay días en que no encuentro manera de que salga nada, y lo que he aprendido es que hay que dejarlos pasar, descansar sin presión, que luego termina saliendo la inspiración con tal fuerza que hasta me impresiona lo que genero. Espero que a muchos les sean también de utilidad.

Competir e Innovar como parte de nuestro día a día


Por: Fernando J. Castellano Azócar

Recientemente he estado trabajando en lograr unos cambios importantes en mi área de influencia profesional, Como con todo cambio, se presentan las reacciones de ley, lo cual obliga a buscar la manera de combatir la frustración, y buscar formas de inducir a ese cambio. En esa lucha, he encontrado consejos y recomendaciones muy interesantes y que me han hecho reflexionar sobre la forma y, más importante aún, sobre el fin que persigo. En la medida en que la razón que motiva los cambios permanece desconocida, se hace más difícil alcanzar el resultado esperado (o requerido). Lo que para uno es evidente, puede no serlo para los demás (y viceversa), de manera que el proceso no debe comenzar por la implementación del cambio que, por el contrario, debería ser el resultado consensuado de quienes comparten una misma visión. Entonces entran en escena los términos Competir e Innovar, pero no en el sentido clásico, sino adaptado a la situación particular por la que se está pasando.

Desde nuestra concepción estamos compitiendo. Somos los ganadores de una carrera donde vencimos literalmente a millones de semejantes. Siempre estamos en competencia, y ese hecho quizás hace que uno deje de ver los detalles inherentes a cada competencia en la que se participa. Y es importante entender que hay una diferencia importante entre competencia y lucha; la competencia se refiere a la busqueda de un mismo fin donde, en teoría, todos los participantes tienen la misma oportunidad de resultar vencedores y no hay mayor consecuencia si no se resulta ganador; la lucha, por el contrario, se refiere más a la necesidad de ganar por sobre todas las cosas, ya que de no hacerlo se estaría sujeto a una gran pérdida (como la vida, por ejemplo). En mi caso, y en el contexto de lo que intento, mi competencia es contra la costumbre. En el ambiente laboral nos acostumbramos a hacer las cosas de una manera, independientemente de los resultados (o a pesar de ellos). Asumimos que así es como se ha hecho siempre, y simplemente nos convertimos en máquinas que terminamos haciendo las cosas más por costumbre que por alguna razón o motivo; cuando nos sentamos a pensar “por qué” hacemos nuestro trabajo, solo la necesidad de hacer algo nos saca del vacío que permanece sin respuesta. Entonces, para lograr dar respuesta a esa pregunta y salir del estupor se debe hacer algo distinto, es decir, se debe Innovar! Y entonces viene la otra gran revelación que recibí: “Innovar” no es un término de uso exclusivo por científicos o departamentos de Investigación y Desarrollo. No! Por el contrario, en mi caso pude entender que sólo recurriendo a la innovación podría lograr la alta meta que me propuse: lograr que mi equipo crea fervientemente que es capaz de hacer las cosas mejor! Pero, en el proceso, entendí que para influenciar cambios a mi alrededor, primero debo cambiar yo, y ese cambio en mí está enmarcado en la comprensión de mis metas, y en la fé que tenga en poder alcanzarlas. Al final, no se trata simplemente de requerir cambios, sino de compartir creencias en base a parámetros comunes, de manera que, por una parte se haga claro el camino a recorrer, y por otra, que se quiera hacerlo en forma voluntaria, con la seguridad de que los beneficios serán iguales para todos.

La Necesidad de Competir


Foto de Norbert Braun en Unsplash

Todos somos productos de haber ganado la competencia de la gestación, y a lo largo de nuestras vidas el competir es una acción permanente. Sabemos que en unas oportunidades ganaremos así como en otras no, y en ese proceso, en el ámbito de una competencia «sana», el mayor beneficio es la oportunidad de alcanzar nuestro mayor y mejor potencial y compartirlo con todos. La competencia es la base de la excelencia, y su objetivo es elevar el rendimiento tanto individual como colectivo, pero en éstos tiempos modernos nos llevan precisamente a un nivel de competencia que yo veo como que se aleja de lo «sano», ya que la competencia termina siendo vacía, sin un beneficio claro para nadie.

Warren Buffett recomienda leer 500 páginas por día «porque así es como funciona el conocimiento: se acumula de igual manera que el interés compuesto«, pero con toda seguridad la lectura que hace es lo que yo llamaría «normal», al ritmo que ha desarrollado y con la intención de aprender, pero esto parece haberse convertido en una competencia por simplemente mostrar quien lee más por lo que se llega al punto de usar audiolibros para escucharlos a velocidades de hasta 5x «para consumir mas en menos tiempo». Así, vemos como la gente paga para tener seguidores, hace cualquier cosa por obtener «likes», y por supuesto usa todos los medios posibles para compartir esos «éxitos». Y esto lo sé porque yo mismo me autoflagelo por los mensajes que me da el «reto de lectura» del año de que voy atrasado… pero atrasado contra qué?

Al final, el gusto de lo que hacemos debe ser algo tangible para nosotros. La competencia tiene que ser precisamente no contra algo o alguien, sino en pro de lograr una meta, pero una que nos llene, que nos haga mejorar a nosotros así como a todos a nuestro alrededor. Ser competitivo para nada es malo, y como todo en la vida, lo que hace la diferencia es la intención.

Plan en Proceso


Teníamos un año planificando ese día. Era uno más, pero la entrada a la adolescencia lo hacía especial. Incluso Google me escribió que como entraba a los 13 años ya iba a poder ser responsable de su correo electrónico y que lo hablara con ella, un signo inequívoco tanto de sus cambios como de los nuevos tiempos en los que vivimos. El plan era simple: yo estaría medio día en la oficina, ya que estarían sus amigas acompañandola en la celebración de su cumpleaños, y yo llegaría con unas pizzas y a tiempo para el momento del pastel. Todo iba perfecto, hasta que un gran dolor surgió de repente y lo cambió todo.

Como todos los días estaba sentado en mi lugar cuando de repente sentí en la espalda como que algo se había roto. Asumí que era algo muscular y que al cambiar la posición ya desaparecería, pero no hubo manera de aguantarlo. No podía pensar, caminar, sentarme. Sudaba frío y decidí acudir al servicio médico donde me atendieron entre lágrimas de dolor y lograron reducir el dolor con un par de calmantes que me inyectaron. El diagnóstico inicial: una piedra en el riñón.

Ya con el cumpleaños en proceso y hasta con una invitada en casa, todo tuvo que cambiar. Las dejamos con unos amigos, me buscó mi esposa y luego de todo el proceso correspondiente terminé operado, con un catéter, una sonda e inutilizado en la habitación de una clínica.

Mucho se dice que no es lo que nos pasa el problema sino como reaccionamos, y con todo lo que pasamos tuve oportunidad de pensar en muchas de las cosas que se hacen invisibles y que terminan siendo elementos que nos afectan sin ser conscientes. No hay manera de evitar la incertidumbre, y la planificación termina siendo el escudo principal que usamos, pero obviamente no es infalible. Al final no sabemos que va a suceder, y tenemos que aprender a vivir con eso. Ya luego de 3 semanas y una segunda operación para quitarme el cateter todo volvió a la normalidad. Pasados unos días celebramos el cumpleaños y todo quedó como una experiencia para el futuro. Un futuro que, como el de todos, es incierto porque siempre será un plan en proceso.

El Año Perdido


Thanks to Julia Taubitz @schwarzeweissheitenfotografie for making this photo available freely on Unsplash 🎁

No hay nada como vivir el presente, pero en mi caso el registro de lo que vivo tiene una importancia fundamental. Por eso vivo pasando por distintos métodos para llevar ese registro, y es que lo que escribo se vuelve como la prueba física de mi existencia. Desde el 2015 comencé a llevar lo que podría definirse como un diario, además que debido a que soy muy consciente del hecho de no tener una buena memoria con el tiempo desarrollé un sistema para tomar notas de lo que quiero y debo hacer, y me he dedicado a guardar todo lo que voy escribiendo con la intención de convertirlo en algo algún día. Y en ese proceso he utilizado distintos medios: papel, cuadernos, bolígrafos, pluma fuentes. Y por supuesto el tema de poder digitalizar todo para tenerlo siempre conmigo se convirtió en un proyecto permanente.

En los primeros días utilicé una aplicación donde escribía. Luego en muchos cuadernos que me dediqué a transcribir en otra aplicación que ofrecía una seguridad superior, y es que con la probabilidad de acceso que podría haber a mis pensamientos lo mejor era tenerlos protegidos, pero luego de ver que no me alcanzaría la vida para transcribirlo todo decidí digitalizar lo escrito y guardarlo en otra nueva aplicación. Y en el proceso terminé borrando por error todo mi año 2019. Mientras andaba en el proceso de migración a la penúltima aplicación que decidí utilizar descubrí el error cometido. No me pude perdonar el perder todo un año de mi vida, pero no había manera de poder recuperarlo.

Ya es un hábito escribir prácticamente todos los días, y con el paso del tiempo y avance de las tecnologías encontré otra aplicación que ofrece la mayoría de las opciones que yo busco así como otras adicionales, así que en ese ciclo recurrente me dediqué, nuevamente, a pasar mi vida de todas las aplicaciones y cuadernos a la nueva opción, un proceso que es como un viaje en el tiempo en el que recuerdo lo que he vivido, lo que he enfrentado y como lo he resuelto. Un viaje que no me canso de hacer y que efectivamente presenta un potencial increíble (aún no termino de definir para qué) pero en el proceso llegué nuevamente al hueco del año 2019, que de paso hoy en día representa cómo vivía justo antes de la llegada de la pandemia que nos ha cambiado por completo la vida, y nuevamente me culpo por ese año de mi vida que perdí.

Muchos han escrito sobre los beneficios que tiene llevar un diario, y en lo personal puedo decir que si algo se ha vuelto importante en mi vida es plantearme lo que voy viviendo, pero sobre todo contar con todos esos sentimientos y emociones que terminan conformando la experiencia que después me ha dado la seguridad de que voy por el buen camino. Si hay algo que pueda recomendar es dedicarse a escribir. Nada complicado, sólo escribir, sin importar dónde ni con qué, pero sobre todo con el cuidado de no perder pero ni una coma…

Disciplina y Constancia


Thanks to Brett Jordan @brett_jordan for making this photo available freely on Unsplash 🎁

A menudo me pregunto cómo hacer la diferencia y la respuesta es que debo amar lo que hago. Pero qué significa eso?

Mi mamá todo lo hacía con mucha pasión y en mis días de adolescencia llegué a pensar que tenía un poder superior porque siempre estaba segura que las cosas sucederían, y la mayor parte del tiempo efectivamente lo hacían, y con el tiempo terminé entendiendo que esa pasión la complementaban dos elementos: Constancia y Disciplina.

Y es que la pasión es indudablemente fundamental, pero no es suficiente ya que no asegura que uno ejecute las acciones necesarias cuando son difíciles o cuando uno ve que los demás se detienen, o incluso cuando los resultados no son evidentes ni visibles. Un caso que viví lo recuerdo constantemente como ejemplo del impacto de la constancia y disciplina que se requieren para lograr las metas propuestas: cursaba por primera vez la materia fundamental de mi carrera con un Profesor que tenía una fama de infranqueable. Entre lo difícil de la materia y mi falta de concentración la última oportunidad que tenía era lo que se conocía el examen de reparación, que daba la oportunidad de aprobar la materia en un último esfuerzo suicida. Por supuesto que estudié como un loco para esa última oportunidad, pero la noche anterior al examen me entró el miedo y me convencí que no pasaría el examen, por lo que decidí no no presentarme. Al día siguiente me llegó el inmenso impacto del destino con lo que llamaría un milagro: pasados unos minutos de comenzar el examen el Profesor le pidió a todos los presentes que entregaran lo que habían hecho ya que había decidido que todos estaban aprobados.

El secreto para alcanzar las metas es muy simple pero nada fácil. Cualquiera puede hacer algo una vez, pero no todos lo hacemos de forma consistente. Hacer una comida sana un día es fácil, pero hacerlo toda la semana no. Hacer ejercicio ocasionalmente es fácil; hacerlo varias veces a la semana no. Muchos no somos consistentemente disciplinados cuando los tiempos son buenos, muy pocos lo son en tiempos de estrés.

Fácil es plantearse una meta independientemente de cómo se le considere, pero para asegurar que se alcanza, lo necesario es la constancia y la disciplina que desarrollemos porque son éstas habilidades las que nos permitirán hacer cosas ordinarias por períodos de tiempo extraordinariamente largos, incluso cuando los resultados apenas se noten. Porque como lo dijo Seth Godin: “Los resultados extraordinarios provienen de gente ordinaria que tiene una disciplina poco común”.

Ser una Buena Persona


Algo que he estado haciendo desde hace tiempo es seguir el Estoicismo. Hay muchas cosas que he aprendido de esa escuela de pensamiento y que iré compartiendo, pero ahora quiero enfocarme en algo tan sencillo como lo es el ser una Buena Persona.

Los Estoicos veían la virtud como una habilidad que debía ser cultivada de manera intencional en lugar de ser solo una idea. Ser una buena persona era una habilidad que como cualquier otra, como por ejemplo el deporte o la carpintería, debía ser desarrollada a través de años de estudio diligente, práctica y entrenamiento. En éste sentido, Epicteto, quien tenía una escuela de Estoicismo en Nicopolis, Grecia, se inspiraba en los atletas. En su visión los atletas eran el arquetipo de la superación personal y cualquiera que quisiera ser una mejor persona podría aprender de su ejemplo para cultivar esa importante habilidad.

Epicteto encontró que sus estudiantes tenían el hábito de teorizar sobre el hecho de ser ético en lugar de practicarlo. Ellos habían aprendido a ser Estoicos pero aún no daban el paso de cambiar. Entonces, para ser una Buena Persona no basta con la intención ni los conceptos teóricos, sino qué tal como lo hacen los atletas de alto nivel se requiere un énfasis en la acción así como mantenerse aprendiendo independientemente de las fallas y problemas en el camino.

Cada uno de nosotros puede convertirse en una Buena Persona. No hay una guía o lista que indique qué es serlo, pero sí hay una guía interna que sin lugar a dudas nos deja saber cuando lo somos y cuando no. Lo más importante es tomar la decisión voluntaria, ya que a partir de allí se comenzarán a buscar los ejemplos y se hará ese compromiso para su práctica diaria. Para aquellos que busquen algún camino en particular, les recomiendo el Estoicismo que ha sido mi respuesta, sin embargo, hay muchas otras vías. Pero, recordemos, lo mas importante no es aprender, sino practicar…