Día del Profesor Universitario


Quienes hemos tenido la oportunidad de egresar de una Universidad, sabemos lo importante que es la relación con nuestros Profesores. A ellos les confiaron nuestros Padres lo más preciado que tenían, justo en un momento en el que la incertidumbre es máxima, y la madurez apenas comienza a aparecer. Andábamos como zombies siguiendo nuestro instinto, conociéndolo por primera vez sin la guía cercana de nuestros Padres, lo cual es un proceso muy complicado, pero nos recibieron las personas que tienen la mayor esperanza y voluntad, quienes están convencidos de que cada uno de nosotros era un trozo de carbón con altas posibilidades de convertirse en diamante. Y precisamente sólo bajo la presión constante y bien manejada logramos alcanzar la meta compartida con ellos y nuestras familias.

En ese proceso nos guían para ser personas de bien, con una formación que nos provee lo necesario para hacer de este mundo el mejor posible. Unos más cercanos, otros más intensos, pero en general al ver en perspectiva todo lo que de ellos obtuvimos entendemos el impacto positivo de su influencia en nuestras vidas.

En mi caso, recuerdo a todos y cada uno de mis Profesores. En unos casos he logrado entender que lo que en su momento asumí como una herida inflingida como algo personal no fué más que mi encuentro con la realidad, presentada sin adornos como luego me tocaría enfrentarla a través de las habilidades desarrolladas a partir de ese momento. En otros, la misma conclusión pero por métodos mas cercanos, con lo que se construyeron lazos que aún luego de tanto tiempo permanecen presentes y muy estimados.

Cualquiera puede decidir adquirir conocimiento, más en estos días en los que tenemos tantos medios disponibles, pero solo los que tuvimos la oportunidad de formar parte del semillero de esperanza de un Profesor Universitario podemos llegar a alcanzar nuestras metas guiados por la voluntad y experiencia que nos compartieron e hicieron parte de nosotros.

Hoy 5 de Diciembre, cuando se celebra el Día del Profesor Universitario en Venezuela, conmemorando la aprobación de la Ley de Universidades en el año 1958, les envío un gran abrazo a todos y cada uno de los miembros de ese Gremio, alentándolos a que no desmayen en esa vocación que tienen. Cada uno de sus alumnos somos la prueba del impacto de sus esfuerzos, y representamos la seguridad de la continuación de su legado en el tiempo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: