El Primer Trabajo – (…de experiencia ajena)


El primer trabajo que uno llega a tener es fundamental para el resto de la carrera profesional, y me atrevería a decir que para el resto de la vida. Para quienes tienen la oportunidad de estudiar una carrera universitaria, de alguna manera se trae un camino trazado que uno espera sea una especie de brújula, pero cuando llega el momento se pueden llegar a tener una cantidad tal de dudas que se puede terminar decidiendo esperar un poco más.

Recuerdo que algunos compañeros de estudios que se graduaron antes que yo comentaban que iban en las empresas que les atraían y dejaban su Curriculo con la esperanza de ser llamados, pero no había una selección especial de la empresa donde se quería trabajar sino que se buscaba tener un abanico lo suficientemente amplio como para que fuera imposible que alguien no decidiera considerarlos para entrar a trabajar con ellos, lo cual en muchos casos efectivamente terminaba sucediendo. En mi caso tuve la gran suerte de que lo que hacía por gusto terminó siendo lo que definió mi primer trabajo.

Pero la tarea no termina al lograr entrar al campo laboral. Uno va con ciertas expectativas, principalmente económicas, las cuales pueden ser abruptamente cercenadas con ofertas que se aprovechan de la inexperiencia y necesidades para propinar un primer golpe que se justifica asumiendo que lo importante es tener la oportunidad y adquirir la experiencia. Y luego quizás la apuesta mas importante: no ser infrautilizados.

Hubo un tiempo en el que yo asumía que quienes entraban al campo laboral debían pasar por un proceso de aprendizaje y que no tenían derecho a exigir nada sino más bien a agradecer por esa oportunidad con una actitud sumisa, pero las circunstancias me permitieron tener la oportunidad de contratar a jóvenes que venían con esas ganas de comerse el mundo, lo cual me parecía algo muy extraño e incluso ofensivo, pero al final decidí darles la oportunidad que yo no tuve y en todos los casos han resultado en excelentes y exitosos profesionales que siguen con esas ganas de comerse el mundo y de hecho lo están haciendo. Por eso es que resulta tan importante ese primer trabajo, porque de no irle bien a uno se puede terminar llevando una carga de frustración, dudas y hasta temor que afectará el paso en ese camino que todos tenemos.

A quienes andan en ese proceso les digo que tienen todo el derecho de exigir lo que sus expectativas dicten. Luego tendrán que asumir la actitud necesaria para que se sienta que fué un trato justo para ambas partes, pero de eso se trata! La experiencia se acelera en la medida en la que se arriesga, y cuando el compromiso es grande se da todo para estar a la altura. Bien lo dijo Richard Branson: Mientras sigas en tu carrera, tus esfuerzos pueden encontrarse con el fracaso. No te desalientes, una de las mejores maneras de aprender algo es cometiendo errores.

Y para quienes tienen la oportunidad de abrir la puerta al mundo laboral a alguien, no busquen aprovecharse de la situación. Si la persona no es lo que se busca, digan la verdad y alienten a que siga intentando sobre todo resaltando tanto lo positivo que tienen los candidatos como detallando las razones por las que no son seleccionados, ya que eso da una visión y establece una meta a alcanzar para elevar la probabilidad de que en la siguiente oportunidad sí sea el seleccionado.

AnteriorSiguiente

3 opiniones en “El Primer Trabajo – (…de experiencia ajena)”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: